La situación en la que nos encontramos actualmente de confinamiento a causa del coronavirus está cambiando de forma acelerada nuestra vida y la forma de comportarnos. Entre esos cambios, se encuentra el gran aumento de la compra online de alimentos. Antes de la emergencia sanitaria, el Ecommerce de estos productos no estaba tan extendido como el de otros (ropa, tecnología) pero, sin duda, ahora las cosas son distintas. Las grandes cadenas de supermercados han pasado de las largas colas en la calle a las interminables colas virtuales. Esto se debe a contar con una infraestructura de servicio a domicilio sólida. 

Son muchos los estudios que se han realizado durante la cuarentena para analizar estos datos. Todos ellos demuestran que las ventas online de frescos (carnes, frutas, verduras y pescados) y otros productos de primera necesidad se han triplicado desde que las personas no pueden salir de casa. 

Algunos datos interesantes

Kantar – Alrededor de un 9.6% de los españoles ha comprado por primera vez en su vida comida y bebidas online.

Nielsen – 1 de cada 3 usuarios llena la nevera haciendo la compra online.

Nielsen – La compra de producto fresco crece un 22% frente al 15% de los envasados.

La compra online de alimentos ha aumentado el triple durante la cuarentena.

compra online de alimentos

Esta información ofrece una oportunidad para el pequeño comercio de toda la vida. Éste debe implementar la tecnología adecuada y desarrollar una estructura logística para conseguir hacer llegar pedidos a las casas de sus clientes. Además, estas tiendas cuentan con dos ventajas clave: una mayor especialización de producto y una clientela online que crecerá de manera progresiva y no en avalancha como les ha sucedido a sus competidores grandes. En caso contrario, los riesgos a los que se enfrentan estos negocios son bastante preocupantes. La ausencia de compradores en el lugar físico por la emergencia del COVID-19 está provocando una importante bajada de ingresos.  

La tecnología y la red logística adecuada son las bases del éxito para la venta online de alimentación.

super venta online

Y es aquí donde Frestic actúa para lograr ese proceso de reinvención de manera sencilla. Se trata de una app en la que las compras online ofrecen una experiencia de usuario muy similar a la del lugar físico. Con la integración de un sistema de videocámaras para atender a los clientes y que estos puedan ver los productos frescos en tiempo real, los mercados y tenderos de toda la vida lo tienen muy fácil para adaptarse a las exigencias de un modo de consumo cambiante, especialmente con la llegada del coronavirus. 

El momento ideal de las pymes ha llegado para que tengan acceso a la tecnología que necesitan para competir con los hipermercados y anteponerse de nuevo como la primera opción para los clientes en la compra de alimentos frescos. Hasta ahora el factor ahorro de tiempo era lo que más le importaba al comprador. Pero el escenario de emergencia sanitaria presenta una nueva preocupación para los consumidores: comprar alimentos de calidad y comer bien. Y aquí es donde, sin duda, los mercados tradicionales tienen las herramientas para posicionarse de nuevo como la primera opción para hacer la compra en la mente de los consumidores.